Lo que necesitas saber para elegir un perfume

El perfume nos identifica y dice mucho de cómo somos. Debe ser un complemento más, como el cinturón, la cartera o el reloj, si no más importante que todos ellos. A continuación, ofrecemos una serie de pautas para elegir el perfume que más nos conviene.

Realmente, apenas necesitas saber nada para elegir un perfume. Tal vez sólo la estructura y, atendiendo a ella, la duración en el olfato y las sensaciones de que deja en el este sentido. Para ello, y atendiendo a este criterio, vamos a dividir los perfumes en tres grandes grupos:

Perfumes “de salida”

Son los que se relacionan con los cítricos: naranja, mandarina, limón… Suelen transmitir frescor y se evaporan en unos cinco minutos. Vamos usar estos aromas cuando el tiempo es cálido, en verano, ya que no “cargan” el olfato y suele agradecerse este tipo de esencias. Son, de hecho, las que llamamos “frescas”.

Perfumes “de corazón”

Vamos a llamarlos “todoterreno”, en tanto en cuanto sus múltiples componentes resultan agradables en casi cualquier persona y situación. Generalmente, son esencias florales las que dominan en su composición, como el jazmín o la rosa.

Perfumes “de fondo”

Un tercer grupo se refiere a esencias cálidas, intensas, con elementos animales en su composición, como el almizcle o el ámbar gris; maderas, tipo sándalo u otro tipo de olores como canela, nuez, incienso o coco.

Tres son las divisiones que hemos realizado en esta clasificación, pero pueden ser muchas más: pensemos en las sensaciones que deja cada aroma, o en qué ocasiones es más adecuado, por poner sólo un par de ejemplos.

Y ahora, dejémonos de divisiones: cada uno ha de probar y decidir qué esencia le gusta más o con cuál está más cómodo. Sólo eso es lo que se necesita para elegir un perfume.

Otras publicaciones de tu interés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.