Beneficios de la bicicleta para ponerte en forma

Los ejercicios aeróbicos son una excelente manera para ponerse en forma, los hay de gran impacto como el correr o mover el cuerpo al ritmo de la música que fueron diseñados para deportistas consumados que disfrutan de un excelente estado físico. También están los que no generan gran impacto para las articulaciones y son muy buenos para lograr un acondicionamiento físico y mental.

En este tipo de ejercicios podemos encontrar la natación y el montar en bicicleta, este último puede practicarse en cualquier tipo de clima y no requiere de mayor inversión. Lo que sí garantiza es múltiples beneficios para todos los sistemas del cuerpo y para la mente.

Como todos los ejercicios depende de lo estricto que se realice su práctica, al final, traerá inmensos beneficios. En primer lugar contribuirá a adquirir un excelente estado físico, bajar y mantener un peso adecuado, además de una gran figura.

Este último punto se logra gracias a la pérdida de grasa que garantiza un pedaleo continuo, a su vez ayuda a tonificar las piernas, mejorar el ritmo sanguíneo y disminuir el colesterol malo. Esto es sumamente benéfico para el corazón, al disminuir el riesgo de sufrir algún problema cardíaco, incluso el infarto.

Para el sistema óseo es benéfico, ya que fortalece la región lumbar, abdominal y la columna vertebral en general al evitar hernias en los discos y mejorar la postura.

El sistema inmune se beneficia al ser activado y proteger al organismo del ataque de bacterias y hasta ayudar a prevenir la aparición de células cancerígenas.

Y no hay nada mejor para el estado de ánimo que montar en bicicleta, ya que este ejercicio activa las endorfinas, llamadas también “Hormonas de la felicidad”.

Los entrenadores físicos recomiendan que antes de comenzar esta práctica sea evaluado por un médico, así conocerá cuáles son sus reales capacidades y podrá realizar un trabajo constante y saludable, hasta llegar al peso o a la condición física deseada.

Puede comenzar realizando paseos cortos de 20 minutos a una velocidad lenta.

A partir de allí, cada día trate de aumentar cada día de por medio de a 10 minutos, de la misma manera, aumente la fuerza progresivamente. El objeto no es que se convierta en un ciclista profesional, todo debe ser gradual y de manera tranquila. La idea es que este ejercicio lo aleje del stress que debe soportar a diario.

Otras publicaciones de tu interés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.