Los cuidados básicos de una moto

Quienes no hemos tenido una moto más que en sueños, a veces pensamos que todo consiste en salir del garaje, enfundarse el casco y volar a ras de suelo, como un Dani Lorenzo o un Jorge Pedrosa se tratara.

Y resulta que no: que las motos requieren unos cuidados, tanto para que no se averíen como para evitarnos un accidente donde la carrocería es nuestra piel. Estemos, por lo tanto, muy atentos a las necesidades de nuestro montura.

Fluidos, electricidad y mecánica

Unas necesidades que se pueden resumir en cuanto a fluidos, como agua -si la utiliza-, aceite, líquido de frenos y aceite de telescópicos. Verifiquemos siempre la cantidad, calidad y estado de estos elementos.

En la parte eléctrica, echemos un vistazo a aquello que va más allá de las bujías y los fusibles: miremos los mapas de ignición del CDI, la entrega de energía transformada del motor… Pero, más acá de esto, antes incluso de las bujías, guardemos la moto para evitarle humedades en los componentes eléctricos y electrónicos. Es básico, ¿verdad?… ¿VERDAD?

Salvemos vidas con gestos muy sencillos

Otra parte que hemos de tener a punto es la mecánica. En este caso, hemos de saber cómo dividir la moto según qué funciones desempeña cada parte y ofrecerle los cuidados que ésta requiere. Nada complicado para un motero experto.

Estos cuidados están en proporción directa con nuestra seguridad. Al fin y al cabo, si un coche hace un movimiento extraño a 120 kilómetros por hora es más fácil de controlar y detener que si lo hace, a la misma velocidad, una máquina de dos ruedas.

Otras publicaciones de tu interés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.