El Gömböc

El Gömböc es un cuerpo tridimensional fabricado con material sintético y con una forma relativamente redondeada con pequeños picos. Se asemeja a una pieza de arte moderno, pero si la mueves, algo inusual ocurre, vuelve de forma automática a su posición original. Este cuerpo tiene un único punto de equilibrio estable y otro inestable

La figura del Gömböc

Fue creada por un catedrático en Mecánica de la Universidad de Budapest, Gábor Domokos junto con un ex-alumno llamado Péter Várkonyi, basándose en la «Geometría de los Caparazones», o lo que es lo mismo, la habilidad que tienen ciertos animales como la tortuga o el escarabajo para darse la vuelta en caso de girar de forma accidental.

El Gömböc es la creación física de un teorema matemático descrito por el matemático ruso Vladimir Arnold, el cual viene a decir que un objeto mono-monoestático que tiene un único punto estable de equilibrio o balance, debe existir. Y así lo han demostrado con la creación del Gömböc, el único objeto en el mundo capaz de volver a su posición inicial.

Domokos quería saber si existía algún objeto en la naturaleza con esta propiedad, lo que lo llevó a obsesionarse de tal forma que llegó a pasar muchas horas comprobando 2.000 cantos rodados recolectados en una playa para así poder comprobar si este fenómeno ocurría, y no ocurrió.

Domokos y Várkonyi diseñaron un objeto mediante ordenador que parecía tener muchas posibilidades; lo mandaron fabricar y efectivamente, cuando al fin lo tuvieron en sus manos, pudieron comprobar que el objeto realizaba lo que tanto habían ansiado. Várkonyi ante aquel descubrimiento dijo: «Este es un magnífico problema matemático porque puedes tener la prueba de su existencia entre las manos». Más tarde, el Gömböc pasó a ser portada de la publicación matemática «The Mathematical Intelligencer».

La aplicación del Gömböc

El Gömböc se ha convertido en un objeto muy prometedor para los campos de la geología y la biología. La teoría que se encuentra tras el Gömböc puede ayudar a proporcionar una clasificación útil de las nuevas formas de piedras, aunque más allá de sus aplicaciones científicas, el Gömböc ha despertado un gran interés en el mundo de las grandes empresas industriales.

Gömböc en París

El Gömböc se exhibe en la colección de los más famosos centros matemáticos de Francia. En la Biblioteca del Instituto Henri Poincaré se encuentra un Gömböc situado en una pantalla central del recinto en conmemoración a los años de la fundación del Instituto.

La mayoría de los modelos de la famosa colección fueron fabricados en los años veinte y el artista surrealista Man Ray creó una serie de fotografías acerca de los modelos en 1936.

Desirée R.A.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.