Métodos de depilación masculina

Gracias a que muchos hombres se han decidido a romper con los tabús que rodean a los tratamientos de belleza, lo cierto es que cada vez más público masculino se decide a pasar por la depilación para lucir un cuerpo más bonito. De hecho, en realidad no es una costumbre reciente, sino que en la antigüedad (por ejemplo, en la época de los egipcios) eran los hombres los que se depilaban con diferentes materiales.

La depilación masculina es un procedimiento cuya ejecución, al igual que la femenina, dependerá del tipo de piel del individuo y de su sensibilidad. Incluye todo el cuerpo, no solo las partes que más estamos acostumbrados a ver, como el pecho, las piernas y la espalda; hay algunos hombres que incluso se atreven con la barba, si la tienen demasiado poblada.

Para esta citada zona y otras, muchos eligen el método de la depilación magnética, que consiste en atrofiar progresivamente la raíz del pelo a través de la aplicación de corrientes electromagnéticas. Contrariamente a lo que se pudiera pensar, es un proceso rápido, indoloro y bastante sencillo. En primer lugar, se procede a la depilación de la zona a tratar mediante la cera, con el propósito de que el bulbo de la raíz del vello se debilite y se vacíe. A continuación se coloca un gel bio-activo que entrará en contacto con una sonda, la cual emite corriente electromagnética en la zona previamente depilada. Para incrementar la efectividad de este método, se suele recurrir a un complemento llamado moderador del crecimiento del vello; como su propio nombre indica, retrasa y disminuye progresivamente la actividad del folículo piloso, y se aplica tras la depilación anteriormente citada. Sus efectos no son inmediatos, sino que se notan con el paso del tiempo, es por eso que se debe aplicar de forma continuada durante al menos seis sesiones. El usuario nota que el pelo crece mucho más débil y poco a poco tiende a desaparecer, por eso es muy adecuada para hombres que tengan un exceso de vello.

Por otro lado, existen los métodos depilatorios tradicionales, como las cremas depilatorias. Éstas son una alternativa de corta duración, ya que no eliminan el vello desde la raíz, sino que lo cortan mediante procedimientos químicos. Además, solo son aplicables en determinadas partes del cuerpo, pues en algunas como la cara pueden provocar irritaciones. La electrolisis supone otro tipo de depilación a la cual los hombres recurren cada vez más; consiste en la eliminación del mismo mediante la aplicación de pequeñas corrientes eléctricas en la raíz del pelo. Su uso continuado permite la eliminación definitiva del vello, pero en contra tiene grandes inconvenientes, como el gran dolor que provoca y su elevado precio.

También los hombres suelen recurrir al método más socorrido y tradicional de todos, la maquinilla de afeitar, aunque ha habido muchos adelantos en este campo; hoy en día las hay sumamente cuidadosas con la piel del rostro, incluso las hay de tres hojas para apurar al máximo el afeitado. Es al mismo tiempo un método muy barato, pero es el que menos dura de todos y el menos eficiente; de hecho, por su uso continuado puede ocasionar el engrosamiento o enquistamiento del vello, incluso los poros pueden encarnarse e infectarse. Existe también la alternativa de depilarse a la cera; por su carencia de contraindicaciones, es uno de los métodos más extendidos en la actualidad. Su precio es bastante económico, puede aplicarse en todas las zonas del cuerpo y su duración oscila entre las tres y las cuatro semanas. La rapidez en su aplicación, alrededor de los treinta minutos para todo el cuerpo, también la hacen la preferida entre el público masculino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.